6 pasos para iniciarte en la yoga

Si estás interesado en iniciarte en esta antigua disciplina india, aquí te daremos algunas recomendaciones. No importa que no sepas nada, lo que importa es que abras tu mente y tu corazón en cada ejercicio que realices. ¡Namasté! 


1. Sé paciente y observa lo que ocurre.

Una clase de yoga para principiantes no siempre implica que vaya a ser sencilla. Necesitarás mucha paciencia y saber escuchar a tu cuerpo. El yoga es una técnica que lleva tiempo dominar. Para aprender a practicar las posturas correctamente, al principio tendrás que observar a tu instructor de yoga.


2. Lo más importante es respirar.

Es crucial hacer hincapié en la respiración porque es uno de los aspectos más fundamentales del yoga; gobierna nuestros estados mentales y emocionales y ayuda a la concentración. La respiración influye en el estrés y en el sueño. Aprender a respirar correctamente nos ayudará a sentirnos más sanos, más tranquilos y más preparados para afrontar situaciones de estrés. También mejora el estado de ánimo.


3. Antes de empezar, asegúrate de tener todos los accesorios necesarios.

Un bloque, una cuerda e incluso una manta son elementos útiles para tener a mano. Habrá momentos en los que necesitarás utilizar estos accesorios para ayudarte. Una manta debajo de la cabeza o las rodillas, por ejemplo, te será útil para las posturas en las que necesites apoyar la cabeza o las rodillas en el suelo con presión. Tu instructor te dirá qué posturas requieren estos apoyos y cómo utilizarlos correctamente.


4. Escucha a tu cuerpo y no te esfuerces demasiado.

Si has tenido alguna lesión u operación previa, es aconsejable que se lo comuniques a tu profesor. Descubrirás músculos que desconocías y que nunca has ejercitado como resultado de tu práctica de yoga. Por ello, no fuerces a tu cuerpo a adaptarse a nuevos ejercicios y movimientos. Presta atención a tu cuerpo. No luches contra él y no te presiones demasiado.


5. Práctica sin zapatos

Es fundamental practicar descalzo para sentirte conectado a la tierra y a tu práctica. Con esta técnica, tendrás una sensación agradable y podrás sentir que vuelves a tus raíces. Además, ir descalzo es para tu propia protección; de lo contrario, podrías tropezar con la esterilla. También te permite tener un mejor apoyo para mantener tu cuerpo en una buena postura, mejorar tu equilibrio y separar al máximo cada dedo del pie.


6. No te quedes con dudas

Este es un punto crucial que debes recordar cuando practiques yoga, especialmente si eres un principiante. Si no entiendes una postura, no sabes cómo practicarla o qué ventaja te aporta, ponte en contacto con tu instructor; él aclarará cualquier confusión. Es preferible tener un conocimiento profundo de algo antes de hacerlo que estar en una posición de incertidumbre.Siempre puedes preguntarle al final de la clase, pero nunca debes tener dudas.